Visita a Quesada, Cástulo y Peal de Becerro

Dentro de nuestra propia provincia de Jaén, tenemos un gran patrimonio para visitar, pero siempre solemos irnos cuanto más lejos mejor. Esto no nos ha pasado esta vez, hemos querido hacer un viaje interior. En febrero, y coincidiendo con nuestras vacaciones, hemos realizado este viaje a Jaén que ahora os vamos a contar.

Primero, hicimos una visita al Museo Miguel Hernández- Josefina Manresa de Quesada. El primer motivo para visitarlo, es como no, por el himno oficial de nuestra provincia, escrito por él, su poema: “Aceituneros”. También, guarda mucha relación por ser su esposa, Josefina, de Quesada. Miguel Hernández fue un gran poeta de la generación del 27 que murió en la cárcel franquista por sus ideas y sus poemas.

 

La visita fue muy amena, el museo recorre la obra y la vida del poeta y su esposa. Y como dicen ellos: “una historia de amor llena de pasiones y emociones”.

Segundo, nos fuimos a Cástulo, una antigua ciudad fundada en la edad del bronce que fue muy importante en la época Ibero-romana.  Ahora la ciudad no existe, pero de sus ruinas han hecho un Museo “Conjunto Arqueológico de Cástulo” que visitamos. Tiene 4.000 años de historia y era la ciudad fortificada más grande de la Oretania ibera. Con las “II guerras púnicas” entre cartagineses y romanas estuvo pasando de un bando al otro hasta que, al final, acabó siendo una ciudad romana. Poco a poco fue entrando en decadencia hasta que se pierde la pista de Cástulo en el siglo XV. Pero, podemos ver, de la época imperial romana el “mosaico de los Amores” de los siglos I y II d.C. Una pasada!!! Vale la pena ir a allí solo por ver ese mosaico.

 

También, están las ruinas de la muralla norte y del centro urbano con sus templos y pórtico monumental, un antiguo santuario del siglo III a.c hasta I d.c.

Y tercero, nos fuimos a Peal de Becerro. Allí, tenemos la suerte de tener un “Centro de interpretación de las Tumbas principescas de Toya y Hornos” donde nos introducen en el mundo Ibero de la zona.  Después de recorrer todo el centro e intentar comprender el porqué de ese tipo de enterramientos, el guía, nos llevó a ver las tumbas “in situ”. La cámara está dividida en tres naves, una central y dos laterales. Pertenece a una tribu ibero del siglo V a II a.c. fue lugar de enterramiento de notables de la tribu y también santuario durante algún tiempo. En el año 1918 de descubrió por parte de un campesino que fue mal vendiendo los objetos del ajuar funerario. Si alquilen quiere puede ir al Museo Arqueológico Nacional y podrá ver la mayoría de objetos.

 

Bueno, pues os dejamos con las fotos de nuestras vacaciones en estos sitios tan maravillosos de Jaén.

Y como despedida de esta entrada al blog, una pequeña reflexión:

El poder conocer diferentes culturas que vivieron en el mismo sitio que nosotros vivimos ahora, durante el viaje, y poder ver lo mezclados que estaban ya, en esa época, con otras culturas (fenicios, cartagineses, griegos, etc.) nos hace pensar lo mezclados que estamos nosotros también. Y que como mínimo, nuestra base cultural viene de ahí, pasando por romanos, godos, andalusís y castellanos. Somos un poco de todo, pero sobre todo, nada de puro.